.

.

Noticias SL

Noticias de San Lorenzo

Lo Último

22 de agosto de 2016

Los que no dimensionan el crucial momento

Por Sergio Velázquez

Hay jugadores que parecen no estar conscientes de la circunstancias. Al menos esa es la sensación que a uno le queda al terminar de ver una lamentable actuación del Rayadito, quien ayer debió haber entrado a arrasar al rival, pero fue todo lo contrario. Hay hinchas que tampoco dimensionan el momento, al ausentarse y no estar con el club en las malas.

"Estamos descendiendo y acá parece que no pasa nada", se lo oyó decir a Quiñónez a sus compañeros dentro del vestuario, y es tal cual. El verdadero líder le dio el ojo. Sí, él es el líder, a pesar de que en este último partido le quitaron el brazalete de capitán; un brazalete que puede ponérselo cualquiera, pero al líder se lo ve de otra manera, se lo ve distinto. Se distingue a quien empuja al equipo, a quien deja todo por la camiseta y a quien se le nota afectado cada vez que se saca un resultado negativo.

El tema del brazalete es como pasan con los dorsales. Hoy en día la número 10 es utilizada por cualquier "guai corneta", cuando se sabe lo sagrado que suele ser ese dorsal, que debería de poseerlo aquel jugador distinto, que marca la diferencia y que conduce la idea táctica de un equipo. La "10" no debería de ser para cualquiera, mucho menos para llorones.

Al plantel del Rayadito llegaron como "refuerzos" jugadores que en su momento fueron promesas, surgidos de equipos grandes, sin embargo lo único que demostraron fue la verdadera razón del porqué ya no siguieron en esos equipos. "Con razón Olimpia los largó", diría uno; excluyéndolo a Fernando Martínez, un guerrero, sin dudas; pero los otros no parecen querer tomarse una revancha con el fútbol.

¿Será que la Directiva dimensiona este momento? ¿Interferirán con el tema de descontar el sueldo a jugadores y subir a quienes se lo merecen? ¿Coincidirán en todas las decisiones que tome el cuerpo técnico con respecto al equipo? ¿Por lo menos sugieren algo? Si no es así, deberían de hacerlo.

Y los hinchas. Un aplauso para los fieles y pulgar abajo para aquellos que aparecen sólo en las buenas, cuando es en las malas donde más deberían de apoyar o de hacerles sentir a las autoridades del club cuando las cosas se hacen mal y, en su defecto, terminan mal.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Print Friendly and PDF