Lo Último

26 de febrero de 2019

¿De qué proceso hablan?

[Opinión] Me pregunto, cuando se refieren al Rayadito de Orteman. ¿Con qué conocimiento lo hacen? Mínimamente debieron acompañar desde que este equipo estuvo en la B, para calificar de tal manera los resultados, maravillosos, que está obteniendo este equipo, que atraviesa, sin dudas, su mejor fase en lo que va del ciclo del estratega uruguayo; pero de ahí a decir que es el “resultado de un proceso” parece una exageración de aquellos que se dejan llevar por los números y estadísticas.




Por Sergio Velázquez

Es demasiado fácil llamar proceso a esto. Cuando el tipo mira este gran presente en el Apertura, y de paso se entera que había sido Orteman ya estaba luego hace tres años y logró dos ascensos seguidos. A la p… Perfecto. Pero, este “proceso” no se hubiera dado sin los resultados. No existe el proceso, existe el “exitismo”, donde sos ídolo mientras ganas, de lo contrario sos uno más del montón. No existe proceso en Paraguay, ni en ninguna parte donde los objetivos son claros y no hay margen para el error. Ni Gallardo en River, ni Bianchi en Boca, ni Zidane en el Real, ni Guardiola en el Barcelona, ni Garnero en Olimpia, por poner ejemplos, hubieran durado si no ganaban todo lo que ganaron. Entonces, mientras el éxito perdure, todo será paz y amor.

¿Por qué me nació las ganas de decir esto? Porque uno lee cada cosa en las redes sociales y se encuentra con boludeces como “Proceso y progreso de la mano de Orteman”, “¿Vos crees que Orteman va a dejar el proceso que hizo en San Lorenzo para ir a Olimpia?” y otro que se pregunta qué es proceso y se responde citando todo lo que logró Orteman desde que llegó, sin por lo menos saber cómo se dio. Y más de un periodista (capitalino) en radio ya lo habrá dicho y/o escrito en sus redes (o columnas), periodistas maravillados con Orteman.

Y acá, los que intentamos hacer periodismo en San Lorenzo, también lo estamos. Al menos yo lo estoy, estoy enamorado (futbolísticamente) de él, no quiero que se vaya, se ganó todo mi respeto y admiración. Pero jamás voy a vender humo diciendo que esto es fruto de un proceso. En San Lorenzo nunca hubo proceso, porque los objetivos siempre fueron a corto plazo. Los muchachos se enloquecían con subir a Primera y creían que con eso ya éramos los mejores. Subimos una vez y terminamos bajando dos escalones. Tocamos fondo. Igual continuamos así. Siempre pensando solo en ascender y como sea. Volvimos otra vez, de a poco nos estamos creyendo los mejores, aunque ahora con un poco más de razón. Ahora queremos quedarnos, parece que es posible. Pero nunca se apostó a un proceso. Se apostó a ganar todo. Se logró, sí. Pero no por eso ya es proceso. ¿O acaso son muchos los jugadores que se quedaron desde el 2017 para acá? ¿Por qué hoy en día solo dos de los titulares habituales son los que estuvieron el año pasado? Desde la B que los juveniles promocionados fueron Carlos Ripoll y Felipe Rivarola, ¿qué pasó con ellos? ¿En qué condiciones se encuentran las Divisiones Formativas? ¿Qué relación existe entre los entrenadores de aquellas divisiones con Orteman y su cuerpo técnico? Una vez respondidas esas y otras preguntas, me gustaría saber si esto realmente es un proceso, o no dejan de ser simples ingenuos basados en números y resultados.

Los que de verdad seguimos a San Lorenzo, desde mucho antes que llegara Orteman, tenemos más criterio, mas conocimiento, para hablar de todo esto. Orteman sin dudas se ganó la idolatría rayadita. Fuimos unos poquitos los que nos animamos a discutirlo, los que nos animamos a decir, en algún momento, que lo mejor para el Rayadito era traer otro entrenador. Periodísticamente creo que fui el único, otros se inclinaron y empezaron a hacer indirectamente dedicatorias (como si fueran los artífices). En las redes sociales había algunos internautas que tampoco estaban conformes con la labor del “charrúa” y otros pocos que desde las gradas le gritaban que se fuera, cada vez que no se conseguía un buen resultado. Pero siempre fuimos minoría. No estábamos conformes porque todo lo que se consiguió fue sin lucimiento, con mucho carácter es cierto, pero en gran parte mucha, muchísima suerte; aquel partido donde se definió el ascenso contra Fernando fue espantoso. El fútbol recién ahora se ve, se ve claramente qué quiere el equipo, cuándo siente que es mejor atacar, no se desarma la defensa y no hay desesperación cuando no se llega al gol. Hay recambio, hay seguridad en el arco, y ojalá podamos contar con todos para el Clausura, y si no traer los mejores reemplazos.

Como lo dije alguna vez. Sergio Orteman es un afortunado del fútbol. Fue querido como futbolista, es un deportista amado en el país (que en gran parte es olimpista) y en el Rayadito como DT jamás será olvidado. Imaginate si logra ser campeón o clasifica a algún torneo internacional, uf, qué lindo soñar.

De San Lorenzo no le va a echar nadie. Aún descendiendo (y esto lo digo ahora que el descenso no apeligra) es muy probable que, si fuera por los dirigentes y toda la parcialidad rayadita, siga para buscar ascender nuevamente. Se va ir cuando él decida poner fin a este ciclo. Mientras tanto lo disfrutaremos, pero no vendan el humo del “proceso”. En San Lorenzo nunca hubo, y mientras los objetivos sean logros deportivos, mientras sigamos con esa mentalidad, que no digo que esté ni bien ni mal, no existirá esa palabra.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Print Friendly and PDF