.

.

Lo Último

6 de abril de 2019

Empieza a decepcionar

[Editorial] Si bien el intendente Alcibíades Quiñones aún no alcanzó sus primeros 100 días de gobierno, ya comenzó a decepcionar con algunos nombramientos y la llamativa protección a las “confianzas de Ferrer”, que no hace otra cosa que desacreditar, así como su visión acerca de lo que será su gestión, que concedió a una emisora local durante una entrevista. Asusta ver todo esto en tan poco tiempo, pues si este es el comienzo, ni imaginemos lo que podría ser de aquí a un año.


El pasado 20 de febrero asumió Alcibíades Quiñones como intendente de San Lorenzo, tras la renuncia de Albino Ferrer, presionado por el tema de la intervención a la municipalidad. Por supuesto, bajo las sospechas de un contubernio de la peor especie.

A pesar del desenlace, se ha despertado una pequeña confianza hacia quien prometía por aquel entonces que no decepcionaría. 

Sin embargo, de aquel tiempo a esta parte hemos notado algunas acciones desacertadas.

Primero, el hecho de que mantenga a las consideradas “confianzas de Ferrer”: a la exdirectora de Administración, María Ovelar, como su asesora; Sara de Mestral, Tesorería; Marieli Aifu, en Secretaria General y a Elena Ovelar, hermana de la exdiretora de Administración y actual Miss San Lorenzo, en la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC). Una cuestión políticamente incorrecta, pues si bien estas personas no recibieron denuncias, exhibieron una confianza total con el anterior Gobierno Municipal, considerado como uno de los más corruptos en todo el país, por lo que resulta incoherente que el intendente Quiñones los mantenga. Por decoró estas personas deberían de renunciar.

Lo paradójico del asunto es que, según denuncian, persiguen políticamente con "despidos" a humildes funcionarios de cargos sin trascendencia. Mientras tanto el sindicato muchas gracias.   

Segundo, entre otros, el grosero nombramiento de María Ojeda, directora de área de la escuela María Irene Alonso, como Coordinadora de Escuelas Municipales, quien no cuenta con la autorización de “movilidad” del Ministerio de Educación para ocupar el cargo. En este sentido, durante una entrevista en radio hace ocho días el intendente prometió que aclararía el caso con todas las documentaciones, pero hasta hoy sigue mostrando un desvergonzado silencio.

Tercero, otorgó de manera irregular poderes políticos a Sabino Guerrero, un funcionario de la Dirección Nacional de Transporte (Dinatran), sin siquiera ser un comisionado. Es así que éste se pasa dando órdenes en la Dirección de Prensa. Tampoco sobre esto se ha explicado. 

Cuarto, anunció que daría oportunidad a gente idónea para el cargo, en cambio, nombró a una ingeniera comercial como directora de Prensa.

Quinto, en lo que respecta a su plan de gobierno, si bien aseguró que su prioridad es el arreglo de las calles, dejó en claro en la mencionada entrevista que no cuenta con un “plan ciudad”. Se pasó mayormente improvisando.

En este sentido, es oportuno recordar su pretexto menos inteligente, según explicó, no pudo atender las llamadas de la prensa local porque se encontraba muy ocupado planificando la ciudad, que necesitaba ideas claras para exponer.

Sumado a esto, cabe destacar las declaraciones del concejal "Nery" Quiñones: “Estamos en las mismas acciones del gobierno anterior, la misma gente, en cada dirección la misma gente, gente denunciada que hicieron mal en el gobierno anterior sigue teniendo el poder en la municipalidad y así no se puede…”.

Asusta ver todo esto en tan poco tiempo, pues si este es el comienzo, no queremos imaginarnos lo que será de aquí a un año.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Print Friendly and PDF