.

.

Lo Último

10 de noviembre de 2019

Recomendaciones para alérgicos ante picaduras de insectos

Alergistas de la Primera Cátedra de Clínica Médica del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, alertaron sobre los cuidados que se deben tener en cuenta ante picaduras de insectos, ya que podrían causar reacciones alérgicas. Siendo los mosquitos los que pican con mayor frecuencia, y los más peligrosos por las reacciones alérgicas que pueden producir los himenópteros (avispas, abejas y hormigas).

Alertan sobre cuidados que se deben tener en cuenta ante picaduras de insectos.

Las picaduras por insectos son muy frecuentes, más en niños que suelen estar mayor tiempo al aire libre. Estas pueden ocasionar reacciones localizadas inflamatorias que pasan en pocas horas, sin poner en riesgo la vida del paciente. Estas inflamaciones se dan solo en la zona de la picadura, y mejoran al aplicar compresas frías y alguna pomada con antihistamínicos locales o suministrados por vía oral y la lesión tiende a desaparecer en 48 horas.

En tanto en personas sensibles a la picadura de estos insectos, las reacciones pueden ser bastante más graves y se asocian a cuadros de ansiedad, dificultad para respirar, opresión en el pecho, tos, vómitos, diarrea, calambres, hinchazón de la lengua y de la garganta, dificultad para tragar saliva, ronchas, arritmias, edema pulmonar, colapso circulatorio, y en ocasiones hasta la muerte por shock anafiláctico.

El Prof. Dr. Héctor Ratti, especialista alérgico explicó que la reacción se produce porque el insecto inyecta una sustancia que tiene actividad inflamatoria tóxica en el organismo, dependiendo de la cantidad de picaduras, del sitio y de la actividad de la persona que recibió la picadura. “Generalmente la alergia no suele ocurrir con la primera picadura, son pacientes que ya se conocen que tienen previas y muchas veces por desconocimiento no consultaron con el especialista. Existen estadísticas que dicen que más de 25 picaduras a una misma persona llegar a dar reacciones tóxicas, dependiendo de la zona de picadura y de la actividad del paciente”, apuntó.

El médico alergista indicó que en cuanto al manejo de las picaduras es importante recalcar que la abeja deja aguijón, pero la avispa y hormiga no.  Ninguno de los tres venenos inyectados puede ser retirado del cuerpo una vez inyectados, máximo se debe poner hielo en la zona de la picadura.

“Si se ve el aguijón no hay que apretarlo sino rasparlo con algo, se empuja hacia afuera y sale porque no tiene garfio; pero si tiene un sáculo de veneno en la región superior y al pinzar con los dedos para sacar se aplica es una porción extra de veneno y el resultado, si froto la zona de picadura y peor aún, si lo hago con alguna sustancia alcohólica, provoca una mayor absorción y mayor penetración a tejidos más lejanos en el  cual puede aumentar el área de reacción de la zona de la picadura. No es lo mismo que te pique en la mano o en el brazo, a que te aguijonee en el rostro, porque es un tejido muy blando donde el veneno se difunde rápido y las reacciones se vuelven intensas con suma facilidad, entonces hay que tener en cuenta aunque no sea alérgico. Si picó alrededor del labio, adentro de la boca el hecho que se hinche la lengua ya puede dificultar la respiración y llevar a un desenlace poco feliz”.

Ante una picadura, recomendó atender que tipo de insecto lo provocó, mantener la tranquilidad, acudir a un centro de emergencias, brindar datos precisos y referir si ya tuvo reacciones similares anteriores.

El tratamiento debe ser rápido, ya que no hay estudios de Urgencia determinen el tipo de alergia. Los médicos se basan en los síntomas. “Uno de los principales riesgos de muerte por picadura de insecto es el edema de la garganta que impide que el paciente pueda respirar y no es crisis de asma sino hinchazón de garganta”, alertó.

El tratamiento básico para estos casos es mantener las vías aéreas, mantener el área circulatoria y sobre todo la aplicación de medicamentos, adrenalina, antialérgicos y corticoide. Recalcando que el corticoide es utilizado para evitar en el caso de las reacciones anafilácticas, las fases tardías, porque la anafilaxia que -reacción generalizada del cuerpo ante un elemento alergenico- puede tener dos fases, la fase aguda que puede ser leve y pasar en el lapso de 1 hora, y posterior a las 4 horas viene la segunda que no se da precisamente en todos los pacientes, pero para ello es útil el uso de corticoide.

El Prof. Ratti destacó que con la nueva Malla Curricular de la Facultad de Ciencias Médicas se insiste en ese tipo de enseñanza ya desde pre grado o grado, no solo de post grado, cualquier egresado medico tiene que saber cómo actuar ante una emergencia.

La sustancia que inyectan los insectos contienen sustancias neuroactivas similares a las que tenemos en nuestro cuerpo, que se liberan en situaciones de inflamación y en situación extrema; pero por la concentración que tienen los venenos producen reacciones inflamatorias. Solo que en el caso de los alérgicos, el cuerpo reacciona de una manera inadecuada exagerada. 

“A todos nos duele la picadura de un insecto, a todos se nos forma una roncha, pero al alérgico además de la reacción local puede alcanzar una reacción generalizada, siempre hay que tratar de diferenciarlas, y la única forma es con tranquilidad. Después de pasado el cuadro, ante una picadura de insecto siempre hay una reacción inflamatoria porque la sustancia que inyecta el insecto provoca una reacción en el organismo y si es veneno inyectado en mucha cantidad, aunque el paciente no sea alérgico puede simular o dar el mismo desenlace que una reacción alérgica”.

Va dañando todos los tejidos porque se produce una vasodilatación generalizada, eso genera un edema y puede afectar las vías respiratorias, la dilatación de las venas puede producir una disminución de la presión disminuyendo el pasaje de sangre con oxígeno a los órganos vitales con desenlace fatal. Si el paciente tiene síntomas de dificultad respiratoria, taquicardia, le bajo la presión, se siente mareado, se siente confundido, son signos de alarmas que el paciente está con presión baja y puede llegar al desmayo, posterior al desmayo puede haber desenlace fatal por hipoxia.

En tanto la Dra. Susana Repka, lanzó algunas recomendaciones a tener en cuenta para la época estival en la que las personas acostumbran salir más a disfrutar del aire libre.

Consejos para evitar la picadura de estos insectos

  • No se acerque a panales de abejas ni a nido de avispas.
  • Si un insecto se posa en su cuerpo, no intente matarlo ni espantarlo, permanezca quieto o haga movimientos lentos hasta que se aleje.
  • Al dejar ropa en el suelo o tenderla en el exterior, tiene que sacudirla antes de usarla.
  • Evite caminar por zonas con abundantes flores.
  • Si sale al campo lleve ropa de colores poco llamativos y no use perfumes ni lacas.
  • Procure no llevar el coche con las ventanillas abiertas.
  • Si está en una zona rural, coloque telas metálicas de protección en las ventanas.
  • Si toma bebidas duces durante la época de calor, compruebe que no haya insectos en el borde del vaso.
  • La ropa larga que cubra la mayor superficie corporal, y el uso de repelente para insectos evitan picaduras.
  • En piscinas o campos con flores, evitar andar descalzos.

Explicó además que si se está realizando alguna actividad física intensa en el momento de la picadura, la distribución del veneno y el paso de las sustancias del vaso activan el veneno a la circulación y las posibilidades que eso ocurra son mucho mayores que en una persona que se encuentra en reposo. “Una reacción alérgica puede ser peligrosa con una sola picadura, pero generalmente hay antecedentes de relaciones similares anteriores y esos son los pacientes que deberían acudir al médico para definir si hay alguna alergia y la forma de cuidarse. Y si son picaduras accidentales en masa puede que no sean alérgicas, pero aún así pueden ser peligrosas y hay que acudir a un centro asistencial de urgencia”.


Fuente: Comunicación Social de la FCM-UNA

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Print Friendly and PDF