.

.

Lo Último

3 de noviembre de 2019

Ventajas e inconvenientes de adoptar a un hámster como mascota

Una de las mascotas más populares, especialmente para los niños es el hámster, en este artículo te contaremos las ventajas y desventajas de tener este animalito en casa.

Son animales de estructura frágil por su pequeño tamaño.

El hámster es, sin duda alguna, la mascota ideal para principiantes o personas que no poseen mucho espacio donde mantener una mascota. Son animalitos encantadores, entretenidos y también vistosos, pues vienen con una gran variedad de colores y manchas que por medio del cruce genético es posible continuar ampliando y experimentando.

Como todos los roedores, el hámster tiene hábitos nocturnos. Es completamente normal que pasen durmiendo todo el día y salgan en la noche a comer y jugar. Aunque no son muy ruidosos (no suelen emitir vocalizaciones) sí pueden hacer ruidos que nos molesten si lo que queremos es descansar. Debemos ser conscientes de esto, no sea que se nos vuelva un inconveniente más adelante.

Son animales de estructura frágil por su pequeño tamaño. No es recomendable que sean mascotas de niños menores de ocho años, porque podrían hacerles daño si no los manipulan con cuidado.

Ventajas de los hámsters como mascota

No necesitan demasiado espacio. Basta con su jaula o terrario en condiciones para que se sientan a gusto.

No requieren grandes cantidades de comida. Aunque son glotones por naturaleza, como casi cualquier animal, su tamaño los hace ser muy económicos en ese aspecto. Además tienen unas adaptaciones naturales (una especie de bolsas que van desde las mejillas a los hombros) en las cuales almacena la comida, lo que les hace ver aún más divertidos.

No son caros. De hecho, son muy baratos y se pueden adquirir fácilmente en casi cualquier tienda de mascotas. También su comida es barata en esas tiendas, aunque con un poco de experiencia podemos prepararla nosotros mismos.

No necesitan compañeros hámsters. No se ponen tristes, al contrario: disfrutan poseer en soledad su espacio, ser los reyes de su pequeño reino. Recordemos que son animales territoriales. Si lo que queremos es sencillamente una mascota y punto, tenerles solos es la mejor opción.

Algunas posibles desventajas

No viven mucho tiempo. En buenas condiciones de higiene, salud y actividad física un hámster puede vivir hasta tres años.

Son físicamente delicados (son muy pequeños, ¿recuerdas?). Hay que tener mucho cuidado al manipularles y evitar las caídas. Una caída puede provocar daños internos y la muerte del hámster. Lo ideal es no levantarles demasiado ni manipularles muy lejos del suelo.

Requieren cuidados de limpieza de la jaula o terrario al menos una vez a la semana, lo cual a pesar de no ser demasiado pesado puede afectar a nuestro tiempo libre. Descuidar este detalle implica un serio riesgo de salud para el animal.

El agua debe cambiarse diariamente, no importa que la veamos limpia y transparente.

Son verdaderas máquinas de reproducirse. A las ocho o diez semanas las hembras comienzan la madurez sexual y tienen sus períodos de celo cada cuatro o seis días. Su embarazo dura unos dieciséis días y tienen un promedio de 7-8 cuatro crías por parto (aunque se conoce de casos de hasta más de quince).

Si juntamos todo eso tendremos un pequeño apocalipsis para el cual no estaremos preparados, a no ser que sea precisamente eso lo que buscamos. Si lo que quieres es tener una mascota y no un “ejército” de ellas, lo recomendable es mantener a nuestro hámster en soledad (de todas maneras les gusta).

Consejos para los principiantes

Si vamos a elegir entre jaulas y terrarios debemos saber que ambos tienen ventajas y desventajas. Las jaulas son fáciles de limpiar, pero no brindan un entorno natural ni lo protegen demasiado. Los terrarios son más complicados de limpiar, pero le ofrecen mayor protección y un ambiente más acorde a lo natural.

De todas maneras ambos requieren una preparación común para la vida del hámster. Debes esparcir virutas de madera en el fondo, para que absorban las heces y orina del hámster (la limpieza consiste básicamente en retirar las virutas y poner nuevas). Si descuidas esto no tardará en oler mal y aparecerán los problemas de salud.

El hámster es por naturaleza muy activo y curioso, por lo que un comportamiento contrario usualmente indica problemas de salud o alimentación, o tal vez simple aburrimiento.

Deben alimentarse una vez al día. Ellos mismos guardan la comida para consumirla cuando lo desean. Evita el exceso, pues pueden padecer de problemas digestivos si se les da demasiada comida. Los animales son glotones por naturaleza, no lo olvides.

No toleran la luz directa del sol (son de hábitos nocturnos), y su hogar debe ubicarse lejos de corrientes de aire que les puedan causar resfriados.

No se recomienda dejarles fuera de la jaula sin supervisión. Si lo haces, aparte de ser un riesgo porque puedes tropezarte con él y dañarlo, no tardarás en ver las marcas de sus dientes en cuanta superficie esté a su alcance.

El hogar del hámster debe tener ciertos elementos necesarios para su calidad de vida: un comedero (de preferencia pequeño), un recipiente con agua, juguetes para roer (sus dientes crecen constantemente y necesitan desgastarlos), una rueda para ejercicios, escaleras pequeñas y otros objetos que puedan servir para trepar y ejercitarse.

Su alimentación es bastante sencilla: frutas, verduras, maíz (lo adoran), algo de pan seco, semillas de girasol o incluso pequeños pedazos de carne, todo en cantidades moderadas. Es recomendable darles una variedad de alimentos que no les aburra. En las tiendas de mascotas se venden piensos para hámsters que pueden ofrecer un poco de cada cosa.


Fuente: www.mascotahogar.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Print Friendly and PDF